Estres y ansiedad. Conoce sus síntomas

Estres y ansiedad son dos trastornos que van muy unidos

En este artículo te presento los síntomas y origen del estrés para que los identifiques

En 2003 años llegó a mis manos el libro:“Es fácil dejar de fumar si sabes cómo”  de Allen Carr

Por aquella época fumaba unos 15 cigarrillos al día y al acabar de leerlo dejé de fumar y nunca más he vuelto a llevarme a la boca un bocanada de humo. estres y ansiedad

¿Cuál es el secreto de este libro que ya va por la 49 edición?

Ni más ni menos que te explica paso a paso lo que le pasa a tu cuerpo cuando fumas

Te explica lo que sientes perfectamente (se nota que lo escribió un ex-fumador) cuando fumas y cuando no fumas.

Te explica cómo te autoengañas constantemente para poder fumar y cómo te vuelves totalmente dependiente de una sustancia.

Una vez conociéndolo es más fácil vencerlo, si no sabes a lo que te enfrentas no sabes cómo hacer.

¿Qué tiene que ver todo esto con el estrés y la aromaterapia?

Pues mucho porque si conocemos el estres y ansiedad, identificamos sus síntomas, sus causas, podremos mantenerlo a raya igual que al pitillo y podremos aprovechar todos los síntomas físicos para nuestro beneficio y no para nuestro sufrimiento.

Además el primer paso siempre es ser consciente, con esto tienes mucho ganado y puedes buscar soluciones.

Hoy día el estrés es la segunda causa de bajas laborales, después de los trastornos musculoesqueléticos y entre el 50-60% de los día laborales perdidos se atribuyen al estrés, además las bajas laborales son mucho más largas.

Efectos del estres y ansiedad

A nivel salud los efectos del estrés crónico son devastadores:

  • Diabetes (el estrés aumenta en un 45 % el riesgo de padecerla)
  • Demencia
  • Propensión a infecciones (las células inmunes son incapaces de responder a las señales hormonales que regulan la inflamación)
  • Colesterol (aumenta el colesterol “malo” y disminuye el ” bueno “)
  • Hay un largo etcétera porque esto serían las consecuencias finales habiendo señales previas de alarma.

Datos significativos sobre el estrés hay muchos más pero yo creo que con estos nos hacemos una idea de la gravedad de la patología.

Y aún así hablamos a la ligera del estrés y, al revés de lo que debería ser, lo premiamos  y no lo combatimos.

Para entendernos, hoy en día está bien visto estar estresados porque en la sociedad en la que vivimos se ve bien “no tener tiempo para nada” y trabajar muchas horas…

Lo más curioso de todo es que no hay ninguna tratamiento, pauta, consejos…que nos puedan proporcionar para combatir el estrés.estres y ansiedad

Lo único que se ofrece son pastillas para dormir, para eliminar la ansiedad, para el dolor de cabeza pero nadie nos habla de una correcta higiene de vida tanto mental como física.

¿Para qué si el volumen de negocio de todos los fármacos derivados del estrés tiene tantos ceros que se nos escapan?

Recordad que la opción siempre la tiene uno mismo.

Pero ¿Qué es el estrés?

Hans Seyle definió el estrés ante la OMS como:

“la respuesta no específica del organismo a cualquier demanda del exterior, es decir, la respuesta global a condiciones externas que perturban el equilibrio emocional y fisiológico de la persona”

El estrés es tan antiguo como la humanidad, no se limita al mundo occidental ni mucho menos.

El hombre de las cavernas para sobrevivir tenía que luchar o huír y su mecanismo desencadenante de esta lucha o huida era igual antes que ahora.

El sistema nervioso vegetativo nos pone en disposición inmediata para una acción física: vierte cortisol en la vía circulatoria, la frecuencia cardíaca y la presión arterial aumentan, la respiración se acelera y hay una gran tensión muscular.

Una vez desaparecido el peligro, el hombre de las cavernas volvía a la calma y listo, la diferencia es que hoy dia en el mundo accidental estamos muy expuestos a las situaciones antes descritas pero no para salvar nuestra vida, sino que vivimos en una constante situación de estrés para nuestro organismo que en la mayoría de las veces es psíquica.

Además la mayoría de las amenazas a las que estamos expuestos a diario no ponen nuestra vida en peligro.

El doctor Jacques Frodin en su libro ” L’intelligence du stress “ afirma que el estrés es, en un 90% de los casos, inducido por la irracionalidad y la rigidez de nuestros pensamientos.

El estrés es una señal de alarma lanzada por el córtex neofrontal  (sede de la inteligencia humana) cuando persistimos en un comportamiento incoherente.

La clave de la gestión del estrés es desarrollar nuestra capacidad de adaptación

.estres y ansiedad

El estrés no es malo

Una cierta cantidad de estrés es necesaria para nuestra salud y para situaciones en las que necesitemos reaccionar.

Además nos hace más productivos, seguro que has experimentado algún período en que has estado estimulado por alguna tema y esa inyección de estrés te ha proporcionado mayor productividad, al igual que lo contrario como períodos de “latencia” hacen que no te de tiempo a nada sin hacer nada.

Así la medida óptima de estrés es el estrés máximo capaz de provocar un mejoramiento de la salud y el rendimiento.

Cuando nos pasamos de este límite el estrés pasa a ser negativo para nuestra salud.

En la fase positiva hay vitalidad, optimismo, vivacidad, resistencia física, resistencia a enfermedades y en la fase negativa hay cansancio, irritabilidad, depresiones, pesimismo, susceptibilidad a enfermedades, poca creatividad.

Estar pendientes en la delgada línea que los separa es la clave. estres y ansiedad

Es importante resaltar también que el estrés es totalmente subjetivo, lo que provoca la respuesta del estrés en unos no activará en otros esa misma respuesta.

Por ejemplo un viaje en avión puede resultar una calamidad y un sufrimiento para algunas personas ó un plácido viaje relajan para otras.

Incluso una misma persona dependiendo de en qué momento se encuentre puede percibir una misma situación de estas dos diferentes maneras.

Siempre reaccionamos de manera diferente según nuestro estado de ánimo.

¿Qué nos provoca estrés?

Para liberarse del estrés es necesario conocer sus mecanismos y  sus fuentes.

El estrés puede ser un gran aliado o un enemigo dependiendo en gran medida de cómo nos enfrentamos a él.

Las causas más frecuentes son:

  • Cambios: los cambios no son negativos salvo cuando se sobrepasa nuestra capacidad de adaptación, o sea dónde nuestro equilibrio físico y mental no se siente asegurado.
  • Sobrecarga: el exceso de responsabilidad, las expectativas exageradas…..
  • Alimentación incorrecta: en una situación que podemos denominar “estresante” lo primero que deberíamos cuidar es nuestra alimentación. No comer demasiado (ya que nuestro organismo no va a digerir bien) ni alimentos demasiado procesados, estimulantes ó difíciles de digerir.
  • Fumar: la nicotina estimula la liberación de hormonas que favorecen el estrés.
  • Ruido: el ruido continuo, debilita nuestra capacidad de concentración .
  • Miedo: el vivir en un perenne estado de miedo provoca una inevitables situación de estrés permanente. Miedo a perder a la pareja, miedo a perder a los hijos, a la soledad, a que haya cualquier catástrofe….
  • Poca posibilidad de influir: sentirse impotente ante situaciones o toma de decisiones es una fuente importante de estrés.
  • Perturbaciones del ritmo natural: provocan síntomas como ansiedad, trastornos de sueño, pérdida de apetito….
  • Progreso: el progreso es excelente para una cosas pero devastador para otras y es que hoy día vivimos contrarreloj de plazos de producción, los empleados están mirando a una pantalla de ordenador todo el día, la comunicación es menos.
    Además en nuestra vida personal también nos ha invadido completamente el progreso y es que ahora si no respondes a un mensaje después de haberlo leído ya te exigen respuesta. El progreso tiene puntos positivos y negativos como casi todo.

Síntomas de estrésestres y ansiedad

En medicina tradicional china se relaciona el estrés casi siempre con un estancamiento del Qi de hígado.

Los síntomas de este síndrome y los del estrés son prácticamente los mismos:

  • Sensación de distensión en hipocondrios y pecho, suspiros, hipo…Los suspiros son una manera espontánea de liberar el Qi estancado y el hipo es un estancamiento de Qi en el diafragma
  • Melancolía, estado depresivo, humor inestable, fluctuación del estado mental…
  • Nauseas, vómitos, mal apetito, eructos, diarreas…
  • Sistema inmunológico alterado: primeramente se estimula después de un tiempo debilita nuestras defensas, lo que nos puede llevar a infecciones continuas
  • Enfermedades cardiovasculares: además de la hipertensión. Hay numerosos estudios los relacionan
  • Cansancio físico y mental: cuando hay estancamiento energético es un círculo vicioso ya que intento paliar este cansancio con la toma de estimulantes que me agravan el cuadro , ya que el no tener ganas de hacer nada también me estrella. Al final provoca un agotamiento generalizado
  • Abuso de alcohol y tabaco: falsos euforizantes y controladores del estrés. Los efectos del alcohol, café y tabaco se potencian mutuamente
  • Abuso de medicamentos: otro círculo vicioso ya que no tratamos las causas sólo los síntomas
  • Sentimiento de ser desgraciado, de estar tirado, impresión de tener un nudo en la garganta, de no poder tragar (el canal de hígado pasa por la garganta)
  • Reglas irregulares, dolorosas, distensión en los senos, tensión e irritabilidad premenstrual…
  • Dolor y contracturas musculares en general
  • Insomnio: suele ser habitual que nos quedemos dormidos pero nos despertemos a las pocas horas y nos cueste volver a dormir. Sobre la 1-3 a.m suelen ser las horas más problemáticas porque es cuando el hígado está en plenitud.

Estres y ansiedad en medicina china

Como el Qi es el que moviliza la sangre, cuando éste está estancado puede provocar un estancamiento e insuficiencia de sangre de Hígado que provoca a mayores de los síntomas anteriores:

  • Visión borrosa (los ojos dependen de Hígado), ojos rojos, picor de ojos, moscas volantes, etc..
  • Uñas secas y quebradizas
  • Espasmos y dolores musculares
  • Pelo y piel secas. Pudiendo salir sarpullidos, eccemas, etc…
  • Sudoración en las manos

Lógicamente, estos cuadros son generales, no teniendo que padecer todas las manifestaciones y agravándose más o menos según el estado emocional.

Ya sabemos qué es el estrés, cuales son sus causas y sus mecanismos.

¿ Te sientes identificada/o con estos síntomas ?

Pincha en el botón para conocer los aceites esenciales y sinergias para estres y ansiedad

Aprende a gestionar tu nivel de estrés con el CURSO ONLINE

Descubre más sobre aceites esenciales y Ayurveda  la trilogía ” Tu Pasaporte Aromático” en la que descubrirás las claves para obtener el bienestar físico, mental y emocional

COMPRA AQUÍ ” TU PASAPORTE AROMÁTICO “

Contacta conmigo si deseas realizar cualquier tipo de consulta. Estaré encantada de responderte!

Contactar

3 Comments

  1. […] iframe { visibility: hidden; opacity: 0; } Anterior […]

  2. […] al artículo que mezcla aromaterapia con estrés…… En el primero vimos lo qué era y sus consecuencias, en el segundo hicimos un test para ver qué grado de […]

  3. […] Disminución del nivel de estrés. La actividad glandular y hormonal siempre va a ser más correcta con los niveles de estrés más bajos. Puedes consultar en mis post anteriores sobre el estrés […]

Leave A Comment

Los datos de carácter personal que me facilitas mediante este formulario quedarán registrados en un fichero de La Villa Aromática, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu consentimiento expreso para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario, descritas en la política de privacidad. Puedes ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en blasment@lavillaromatica.com

Acepto la política de privacidad *

 Acepto la política de privacidad, así como la inclusión de datos en un fichero de titularidad de La Villa Aromática con la finalidad de atender mi solicitud. *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.